Quienes somos

MINISTERIOS NEW ELIM PASTOR MAYNOR VELIZ                                                             

Misión

Manifestar como iglesia la autoridad del Señor Jesús en la tierra haciendo discípulos que sean añadidos a la iglesia, confrontando tinieblas con la verdad y el poder del Señor, reuniéndonos en medio de hostilidad a adorar y alabar al Señor, en oración predicando el Evangelio del Reino.

Visión

  1. Ser una iglesia de grupos pequeños, fiel y que mantenga pactos. Donde hombres, mujeres y niños, pobres y ricos, puedan encontrar relación con Dios y su iglesia, donde se desarrollen y maduren como creyentes y seguidores de Cristo.
  2. Ser creyentes que como iglesia compartan el evangelio con sus vidas, haciendo un efecto positivo en la sociedad, en. Little Rock AR y donde El nos mande.
  3. Ser una iglesia que funcione como modelo para otras, despertando el deseo de obtener su potencial en Cristo y ayudándoles a hacerlo.
  4. Desarrollar un Colegio que busque la excelencia académica. Un lugar donde a bajo costo se atienda primordialmente a estudiantes de la iglesia y los desarrolle, tanto en sus dones humanos como espirituales.
  5. Que desarrolle un Centro de Estudios Bíblicos a tiempo completo donde jóvenes y adultos puedan equiparse para la obra del ministerio.
  6. Desarrollar proyectos de ayuda a ancianos y huérfanos.
  7. Tener una radio y tv discipuladoras que a través de programas dirigidos a hombres, mujeres y niños, cumpla con la misión dada por nuestro Señor Jesucristo de “Ir y haced discípulos”, además de proclamar el Evangelio del Reino no sólo a Little Rock AR  sino a las naciones a través de sus enlaces vía Internet.

Nuestros valores

Relación

Lucas 10:25-28 Y he aquí, cierto maestro de la ley se levantó para probarle, diciendo: —Maestro, ¿haciendo qué cosa poseeré la vida eterna?  26  Y él le dijo: —¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?  27  El le respondió diciendo: —Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.  28  Le dijo: —Has respondido bien. Haz esto y vivirás.
Uno de los valores congregacionales es que el pueblo tenga 
vida eterna y si ese es uno de nuestros valores, hemos de buscar como ocasionarlo entre nosotros. La forma de ocasionarlo es enseñando que la vida eterna se obtiene con relación a Dios y con relación al prójimo.

 No es suficiente entonces ser buenas personas, guardar la ley, ser santos y no tener relación con ninguno, porque allí nuestra santidad está siendo estorbada. Hay un énfasis en el hecho de que no podemos ser santos sin relacionarnos con otros.

 

Espíritu de servicio

Corintios 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

18  Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.
El espíritu de servicio tiene que ser ministrado bajo libertad. Necesitamos un espíritu de servicio porque de lo contrario, somos esclavos de lo que no hacemos. Al dejar de hacer cosas que el Señor nos pide, esas mismas cosas producen esclavitud en nosotros.

Hay que desarrollar el valor de siervos el uno del otro, de no venir a buscar nuestra propia comodidad porque entonces así, damos el amor más grande que se puede dar, al entender que no hay amor más grande que el que da la vida por otro.

Oración

Isaías 56:7 a éstos yo los traeré al monte de mi santidad y les llenaré de alegría en mi casa de oración. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar, pues mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.” Hemos convertido la oración en una opción, mientras que todo lo deberíamos de empezar con oración. Hay que cambiar la oración del estado de doctrina al estado de valor en la iglesia.

 Lo que va a contagiar a la iglesia es la oración; cuando una iglesia ora, hay contagio.

 Aún los inconversos en el tiempo de la oración son bendecidos porque se ha convertido en un valor. Es necesario que oremos en todo lugar y por todas las cosas.

Enseñanza

Lucas 11:1-4  Aconteció que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: —Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.  2  El les dijo: —Cuando oréis, decid: “Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre; venga tu reino; sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.  3  el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy;  4  y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.” En algunas congregaciones existen muchos predicadores pero pocos maestros y la prioridad de enseñanza es al mundo y no a la iglesia.

 No se está diciendo que no se predique ni se está hablando de que la enseñanza es un estilo.

 Podemos enseñar en el estilo que Dios nos dé pero enseñemos. Se enseña hasta cuando oramos, porque todo lo que hacemos enseña. La enseñanza demanda dirección y aprendizaje. Lo curioso de la enseñanza no es el estilo sino la continuidad.

Nueva generación

El valor aquí no es trabajar para nuestra generación, sino que trabajar para la próxima generación. No estamos sembrando ahora para nuestra generación, sino que estamos sembrando para la siguiente.

 Si no trabajamos para la próxima generación corremos el riesgo de que nuestros jóvenes y nuestros niños no conozcan al Señor.

 La escritura nos muestra que el Señor nos dio un ministerio quíntuple para que lleve al cuerpo de Cristo a la estatura del varón perfecto;

 pero es obvio que los apóstoles mueren, mueren los profetas, los pastores, los maestros y los evangelistas. Estos ministerios tienen que reproducirse para la siguiente generación.

Buena mayordomía

Mateo 25:23 Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor.” Hay que echar mano de la diligencia porque la mayordomía ha pasado de ser una buena idea a convertirse en un valor por el cual nos vamos a esforzar y alcanzar nuestras congregaciones.

Mayordomía no se limita únicamente a nosotros porque queremos de alguna manera enseñar al pueblo a manejar sus finanzas.

Tenemos que enseñarnos a manejar finanzas y no podemos decir que estamos viviendo por fe, porque la fe no debe ser utilizada únicamente para quitar responsabilidad de llevar correctas nuestras cuentas.

 Vamos a vivir por fe pero también con una fe que produzca sabiduría. Se nos ha olvidado que parte de nuestro testimonio es la buena administración de lo que Dios nos dá.

Excelencia

2 Crónicas 31:20-21 De esta manera hizo Ezequías en todo Judá. El hizo lo bueno, lo recto y lo verdadero delante de Jehovah su Dios.  21  El buscó a su Dios en toda obra que emprendió en el servicio de la casa de Dios y en la ley y los mandamientos. Lo hizo de todo corazón y fue prosperado. La excelencia es necesaria en nuestros templos y en la limpieza de nuestras casas, nuestros lugares de trabajo.

En algunas ocasiones, nuestros ambientes de trabajo están físicamente sucios y nadie se da cuenta porque eso nunca ha sido un valor.

Ese valor tiene que regresar a nosotros. Cada cual tiene sus límites presentes de excelencia pero se puede crecer muchos más allá del límite. 

Obreros a la míes

Mateo 5:14 “Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no puede ser escondida.
Somos el pueblo que tiene que brillar de alguna manera porque somos luz.

 Tenemos que tocar almas y contagiarlas de la verdad de Dios. Nuestro deseo es que la congregación a la que pertenecemos, sea una congregación contagiosa.

Que cuando tengamos vida, contagiemos esa vida; que cuando estemos alabando y adorando, aún el inconverso que no conoce a Jesús tenga libertad también de alabar y adorar. Obreros a la mies es el evangelismo.

 Nos tenemos que regocijar cuando un perdido se convierte al Señor y tenemos que regresar el evangelismo a ser pasión en nuestro corazón.